Pollo con pimientos rojos y verdes

El pollo es la carne más socorrida y más agraciada a la hora de cocinar para mí. Permite añadirle tanto dulces como salados, diversas salsas, y siempre tiene un resultado estupendo. Ya por supuesto con el añadido, de ser una carne no grasa y poco calórica.


Ingredientes:

  • 1/2 pollo troceado (puedes usar medio kilo de pechuga de pollo, o muslo de pollo deshuesado)
  • 1 cebolla grande blanca
  • 2 dientes de ajo
  • 1 chorrito de salsa de soja
  • Albahaca fresca
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • Aceite de oliva

Preparación:

En una sartén con un poco de aceite salteamos los pimientos cortados en tiras. Cuando estén crujientes apartamos. El punto del pimiento es como cuando hacemos fajitas mejicanas. Mientras ponemos el pollo en trozos o si es pechuga en tiras a macerar con la salsa de soja, el ajo picadito, las hojas de albahaca y la cebolla.

En la misma sartén salteamos el pollo hasta que quede caramelizado con la salsa de soja. Por último añadimos los pimientos y revolvemos un poco para que se mezclen los sabores.

Los pimientos si se te han pasado, no ocurre nada que está igual de sabroso el plato. Hay quienes prefieren ese punto crujiente y otros que prefieren la verdura siempre pochada.

Bizcocho de Piña y canela

Este bizcocho tiene un resultado estupendo, no sólo por la apariencia final, sino por lo suave del sabor. Usad siempre piña envasada, que con la natural no vais a obtener el mismo resultado.


Ingredientes:

  • 6 aros de piña al natural (lo que te pida el molde en donde lo hagas)
  • 4 huevos
  • 250 gr. de azúcar
  • 12 cucharadas del jugo de la piña
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 250 gr. de harina
  • 1 cucharada de levadura royal
  • Azúcar moreno
  • 2 cucharaditas de vainilla líquida
  • Canela molida

Preparación

Untamos un molde cuadrado a ser posible con mantequilla y espolvoreamos con azúcar moreno para que quede cubiertas tanto paredes como el fondo del molde. Colocamos los aros de piña repartidos a nuestro gusto para decorar y espolvoreamos con canela molida.

Mezclamos en un bol los huevos con el azúcar. Añadimos el jugo de la piña, la vainilla y la mantequilla y volvemos a mezclar bien. Por último añadimos la harina y la levadura hasta que quede una crema fina.

Añadimos nuestro preparado al molde con cuidado de no mover los trozos de piña y metemos en el horno ya precalentado durante 40 minutos a 150º. Si vemos que coge mucho color la parte de arriba, ponemos el horno un ratito sólo con calor abajo.

Cuando hayamos comprobado de que está hecho, lo sacamos inmediatamente del molde como cuando damos la vuelta a una tortilla, de forma que queda la piña en la parte superior.

El molde os aconsejo que lo lavéis rápidamente con agua caliente, porque sino, el azúcar quedará pegado y os vais a destrozar los dedos para sacarlo sin estropear el recipiente.

Cuando quede frío el bizcocho, tendrá como una pequeña película de caramelo natural que le da un aspecto apetitoso.

Thermomix:

Preparamos el molde como he comentado en el paso anterior.

Ponemos en el vaso los huevos y el azúcar, velocidad 5, dos minutos. Añadimos la mantequilla, la vainilla y el jugo de la piña velocidad 5, 1 minuto más. Por último añadimos la harina y la levadura, velocidad 5 tres minutos y ya estará listo el relleno.

Panteras rosas caseros

Esta receta la vi en Pepekitchen y la tenía metida entre ceja y ceja hacerla. Mi primer intento, mi horno se encargó de estropeármela y el segundo pues no me gustó el resultado. Así que a la tercera va la vencida y buscando por internet ideas, entontré mi solución. Hacer el pastelito como si fuera un bracito gitano y no como bizcochitos a los que perforar para meter el relleno.

No obstante, a mi personalmente, no ha sido de los postres que más satisfecha he estado de hacerlos, ya que pensé que el chocolate blanco quedaría más endurecido como el negro. Pero bueno yo lo hice al mismo tiempo que los tigretones y hubo un 50% los que prefirieron unos y el otro 50% los otros. Deduje que los muy dulceros prefirieron los tigretones y los menos los panteras rosas que quedan más suaves.


Ingredientes para doce unidades:

  • 4 huevos
  • 120 gr. de azúcar
  • 2 cucharadita de azúcar vainillado o de vainilla líquida
  • 120 gr. de harina
  • 400 cc. de nata para montar
  • 50 gr. de azúcar en polvo
  • 400 gr. de chocolate blanco
  • 100 ml. de leche
  • Colorante alimentario rojo

Preparación:

Primero elaboramos el bizcocho. Es la receta del bizcocho genovés de base de tartas, pero sin la levadura para que podamos hacer la masa de un brazo gitano. Con la batidora como siempre, montamos las claras con el azúcar y una de las cucharadas de vainilla. Después añadimos las yemas y por último la harina tamizada.

Precalentamos el horno a 150º. Tomamos la bandeja del horno y le ponemos papel vegetal o sulfurizado. Ahí añadimos nuestra mezcla bien extendida a ser posible de forma rectangular. Introducimos en el horno unos 10 minutos. Enseguida que vemos que se pone algo dorada sacamos. Al estar extendida la masa se hace muy pronto así que vigiladla que no se puede tostar o no la podremos manejar.

Ponemos a enfriar y con suaves movimientos intentamos de despegar sin que se rompa, pero conservando el papel.

Ponemos a montar la nata con el azúcar en polvo y la otra cucharada de vainilla. También al baño maría derretimos el chocolate con la leche y agregamos unas seis gotas de colorante para que se ponga rosita el mismo.

Cuando tenemos el bizcocho bien frío, ponemos en un lado un poco de nata y enrollamos sólo una vez sobre si mismo, cortamos ahí la masa y dejamos que mantenga la forma. Si te ha salido algo grueso, para que se mantenga enrollado, puedes ayudarte de film transparente, liarlo muy bien y meterlo una hora en la nevera. Así cogerá la forma de rollito.

Sacaremos los máximos rollitos que podamos aprovechando la masa. Luego cortamos en trocitos que serán ya nuestros pastelitos. En una rejilla bañamos con el chocolate y al igual que los tigretones, ponemos en papelitos separados y a enfriar. Luego a la nevera y listo, ya tenemos nuestras panteritas rosas.

El bizcocho si no queréis que salga seco, podéis mojar con mermelada o un poco de almíbar. Esto ya a gusto.

Tigretones caseros

No hay nada mejor que tener buenos amigos a los que cocinarles y que prueben cosas nuevas que experimentas en la cocina (ya que a la pareja ya la tenemos rallada de que te haga de catador oficial). Esta semana hemos tenido una nueva sesión de cena y series compartida y como en el festivo no tenía otra cosa que hacer, me puse a lo que más me gusta: cocinar.

La receta del tigreton es resultado de haber hecho un día un bizcocho de chocolate y de pensar en que si hacía panteras rosas, como pondré en el siguiente post, pues hago algo de chocolate por si no gustaran las primeras. Así que pensé y recordé el relleno que tenían y listo, a experimentar.


Ingredientes para 8 unidades:

  • 1 yogurt natural
  • 1 medida de yogurt y media de harina
  • 1 medida de yogurt y media de cacao en polvo
  • 1 medida de azúcar
  • 1 cucharada de aceite girasol u oliva
  • 1 sobre de levadura royal
  • 3 huevos
  • 125 ml. de nata
  • Azúcar para la nata
  • Mermelada de fresa
  • 750 gr. de chocolate para fundir
  • 50 ml. de leche

Preparación:

Lo primero es realizar nuestro bizcocho. Preparar un molde rectangular de horno con mantequilla y harina espolvoreada. Con la batidora y un recipiente amplio mezclamos los huevos, con el azúcar y el aceite. Batimos muy bien hasta que levante un poco. Ahora añadimos el cacao y por último la harina tamizada con la levadura. Añadimos nuestro preparado al horno y lo dejamos a 150º durante 20 minutos. Siempre pinchamos con el palito para ver si está bien hecho. Procurad que no se queme.

Dejamos enfriar el bizcocho. No lo cortaremos hasta que no esté frío, porque con la misma fuerza del cuchillo lo aplastaríamos y no nos saldría rectangular. Así que cuando estemos seguros de que está fresquito, con un cuchillo bien afilado partimos primeramente las unidades. Una vez partidas, procuramos hacer dos cortes más cada bizcochito para poder rellenar. Ojito con el corte. Hacedlo suavemente sin apretar y de forma transversal para no destrozar el bizcocho que está muy blandito.

Una vez que tenemos todos bien cortaditos, montamos la nata hasta que quede bien durita con el azúcar. Y empezamos a untar a cada bizcocho, la capa de abajo con nata y la de arriba con mermelada. Aquí la cantidad al gusto.

Ponemos nuestro chocolate al baño maría con la leche y lo derretimos suavemente. También lo podéis hacer en el microondas pero con mucho cuidado. Si precisáis de más leche podéis añadir un poquito más, pero que no resulte demasiado líquido.

Ponemos nuestros pastelitos en una rejilla y los bañamos con chocolate. Yo para poder separarlos después, corté trocitos de papel vegetal de horno y les puse a cada uno el suyo, para después despegarlos mejor.

Dejamos enfriar un poco y luego a la nevera. De un día para otro están mejor ya que al bizcocho le ha dado tiempo de absorber nata y fresa y quedan más jugosos. Podéis decorar con virutas de chocolate o de colores.

Papas con bechamel

Esta receta es muy típica de mi tierra, o al menos, yo sólo la he visto cocinar allí. No tiene ningún secreto realizarla y es un buen acompañante a cualquier carne que se cocine asada y cuyo resultado sea algo seco. Las patatas con la salsa llenan mucho por tanto aunque parezca que echas poca cantidad. El sobrante puedes comerlo ese mismo día o al día siguiente, pero como sabéis, las patatas no son muy agradecidas a la hora de conservarse. Por supuesto no se puede congelar.


Ingredientes para 4 personas

  • 3/4 kg. de patatas
  • 250 gr. de bacon en tiritas
  • 2 huevos
  • 1 cebolla
  • 250 gr. de queso el ventero light o cualquier queso que no sea curado.
  • 250 gr. de champiñones frescos laminados
  • 1/2 l. de leche
  • 3 cucharadas de maicena
  • 25 gr. de pimienta
  • Nuez noscada y pimienta
  • Sal y Aceite

Preparación:

Esta es la parte más entretenida de la receta. Pelar las patatas y cortar en rodajas finas y salar. Preparad para freir las patatas en una sartén con bastante aceite o en la freidora. Siempre esta última es mucho más rápido. Cuando estén fritas las ponemos en una bandeja con papel absorvente para que recoja todo el aceite sobrante.

Mientras en otra sartén sin aceite echamos el bacon para que se dore y pierda un poco la grasa. Es bueno reducir toda la grasa que se pueda en esta receta para que no resulte demasiado pesada. Ponemos en un cacillo con agua los huevos a cocer.

Una vez fritas las patatas y dorado el bacon, ponemos en otra sartén un poquito de aceite y sofreimos la cebollita picada fina o cortada en juliana. Añadimos los champiñones laminados y por último cuando estén casi hechos el bacon. Cuando se mezcle todo bien apartamos.

Los huevos ya cocidos los pelamos y picamos. La mayor parte del queso la cortamos en trocitos pequeños y otra la rallamos.

En un recipiente para horno añadimos una capa de patatas, un poco de queso , el huevo picado y el relleno de bacon. Luego tapamos con otra capa de patatas. Es momento entonces de preparar nuestra bechamel.

Añadimos en un cacillo la mantequilla con la pimienta y nuez noscada. Cuando se derrita añadimos la leche. Siempre reservamos un poco de leche fria para diluir la maicena bien. Añadimos la sal y cuando empiece a hervir añadimos la maicena diluida y no paramos de remover hasta que vuelva a hervir y espese. Probamos en ese momento por si queremos rectificar de sal.

Añadimos nuestra bechamel rápida a nuestras patatas y espolvoreamos por encima el queso rallado. Metemos en el horno a gratinar unos 15 minutos. Depende de cada horno, pero cuando veas que se pone morenita aparta.

Albóndigas de Choco y Gambas

Receta típica de mi Andalucía querida. Se pueden degustar sobre todo por Cádiz y Huelva donde te las sirven a modo de tapita con una buena cervecita fresca. Para la salsa podéis añadir zanahorias, guisantes, o cualquier verdurita que os apetezca. También podéis hacerla sin gambas perfectamente.


Ingredientes 4 personas.

  • 2 piezas de choco, jibia o sepia medianos
  • 300 gr. de gambas crudas
  • 1 huevo
  • 1 ajo grande o dos pequeños
  • Harina para rebozar
  • Pan rallado
  • Perejil
  • Aceite para freir
  • Sal
  • Guisantes
  • 1 Cebolla tierna grande
  • Azafran
  • Vino blanco
  • Laurel

Preparación.

Pelamos las gambas y reservamos las cabezas. Con ellas en un cacillo con un poco de agua, cocemos las cáscaras y preparamos un caldito o fumet de gambas.

En la picadora añadimos nuestras sepias limpias y en trocitos, además de las gambas peladas, sal, el huevo y los ajos. Picamos todo bastante y luego vamos agregando poco a poco el pan rallado hasta que veamos que resulta una masa algo pegajosa.

Hacemos bolitas con una cuchara y rebozamos en harina para terminar de dar la forma. En una sarten con aceite bien caliente freímos un poquito nuestras albóndigas y ponemos en una fuente con papel absorbente para que no quede demasiado aceite.

En una cazuela, con un poco del aceite de freir nuestras bolitas, sofreímos una cebollita que hemos picada muy finita. Añadimos los guisantes y echamos nuestras bolitas. Ahora agregamos nuestro caldo de gambas bien coladito, una hojita de laurel, azafrán y un chorrito de vino blanco.

Dejamos hervir unos diez minutos y si la salsa no se espesa mucho agregamos una cucharadita de maicena diluida y hervimos un par de minutos más.

Podemos acompañar esta receta con unas patatas fritas o cocidas o un poco de arroz.

Brownie Casero

Después de probar esta receta con los amigos, parece que se asemejó a un brownie, claro no olvidando de acompañarlo con helado de vainilla y sirope de chocolate. Es una receta más sencilla de lo que parece, lo que único a vigilar es el tiempo de horneado, ya que este bizcocho ha de quedar jugoso por dentro.


Ingredientes

  • 120 gr. de chocolate
  • 190gr de mantequilla
  • 3 huevos
  • 220 gr. de azúcar
  • 90 gr. de harina
  • 120 gr. de nueces peladas.

Preparación.

Derretimos al baño maría el chocolate con la mantequilla. Si lo haces en el microondas ojo con el tiempo y la pontencia. Recuerda siempre de ponerlo a media potencia y a tiempos cortos para ir vigilando que no se te queme. Si te pasara, tira la mezcla y repite porque si la usas te estropeará todo el bizcocho.

Batimos los huevos con el azúcar a punto de crema como ya sabemos. Añadimos la mantequilla y chocolate derretidos y vamos incorporando la harina tamizada.

Por último agregaremos las nueces peladas que habremos troceado un poquito antes.

Vertemos la masa en un molde rectangular que hemos preparado con mantequilla y harina. Lo metemos todo en el horno a 150º durante 25-30 minutos.

Thermomix.

Derretimos igual la mantequilla y chocolate al baño maría. En el vaso ponemos los huevos y el azúcar un minuto a velocidad 6. Luego añadimos el chocolate y mantequilla y mezclamos medio minuto a velocidad 5 y por último la harina dos minutos a velocidad 6.

Bizcocho de Chocolate Sencillo

Receta de bizcocho sencillo de chocolate para mojar con el café en el desayuno o merienda.


Ingredientes

  • 65 gr. de mantequilla
  • 190 gr. de azúcar
  • 2 huevos
  • 125 gr. de harina
  • 25gr. de cacaco en polvo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación:

Precalentar el horno a 150º. Batir el azúcar con los huevos hasta que levante un poco. Siempre hemos de trabajar con varillas.

Agregamos la harina tamizada con el chocolate mezclando y manteniendo la masa subida. Añadimos por último la mantequilla derretida y la vainilla.

Preparamos un molde con mantequilla y harina y vertimos nuestra masa en el. Dejamos en el horno no más de 25 minutos y como siempre pinchamos el bizcocho para saber si está bien cocido por dentro.

Podemos adornar espolvoreando con un pozo de azúcar glasé. También si eres muy goloso, puedes a la masa añadir pepitas de chocolate o trocitos.

Thermomix

Añadir los huevos, el azúcar, la vainilla y la mantequilla al vaso y poner en velocidad 6 durante 1,5 minutos hasta que levante bien. Después añadimos la harina tamizada y el chocolate y volvemos a poner velocidad 6 durante otros 2 minutos.

Precalentar el horno a 150º y preparar un molde engrasado con mantequilla y harina. Verter la masa y dejar en el horno 25 minutos. Adornar con azúcar glasé.

Lasagna de Carne Sencilla

Receta para Julián para que practique en casa. Esta lasaña de carne es la receta más sencilla que he conocido de este plato, y a mi personalmente es la que siempre me ha gustado más y hemos hecho toda la vida en casa. Hay muchas variantes de la lasaña que con tiempo iré poniendo en el blog, pero quería comenzar con la más básica.


Ingredientes para cuatro personas:

    Para la bechamel:

  • 1/2 litro de leche
  • 2 cucharadas soperas rasas de maicena
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Sal, pimienta y nuez noscada
  • Para la carne picada:

  • 1 cebolla y dos dientes de ajo
  • 1/2 kg. de carne picada de ternera
  • 1 kg de tomates colorados o 1 lata de 250gr de tomate triturado
  • 1 ramillete de albahaca fresca
  • Orégano, sal. azúcar y aceite

  • Para montar el plato:

  • 10 placas de lasaña
  • 250 gr. de queso mozarella en lonchas
  • 200 gr. de jamón cocido en lonchas.

Preparación:

Antes de nada puntualizar en las placas de lasaña. Existen dos tipos en el mercado, las precocinadas o las secas enteras. La diferencia son los tiempos. Evidentemente las precocinadas son más cómodas ya que las sumerges antes en agua caliente unos minutos y ya están lista. Las otras tienes que poner a hervir en una olla mucha agua y un poco sal, e ir introduciendo las placas para que se cuezan y remover con cuidado para que no se te peguen y no se te rompan. Luego has de escurrirlas muy bien para que no den agua a nuestro plato.

Solventado el tema de las placas, lo primero es ir preparando nuestra carne. En una sartén ponemos un chorrito de aceite y nuestra cebolla y ajo bien picaditos. Cuando estén ya en su punto añadimos la carne que sofreímos bastante con el orégano y sal que le hemos echado. Una vez la carne ya esté bien hecha añadimos la salsa de tomate o los tomates frescos ya triturados y pelados por supuesto. Junto con el tomate agregamos una cucharadita de azúcar, sal y la albahaca fresca. Dejamos freir hasta que la salsa reduzca y el tomate haya perdido todo el agua. Lo notaremos también porque el aceite empieza a subir y lo ves en los filos de la sartén.

Una vez finalizada la carne comenzamos a montar la lasaña. En un recipiente rectangular para horno añadimos mantequilla y untamos para que no se pegue nada después. Ponemos una primera base de placas de lasaña, una de jamón cocido y otra de queso. Añadimos la carne picada encima. Y así repetimos hasta que siempre la última sea de placas de lasaña.

Reservamos un poquito del queso para el final. Ahora hacemos la bechamel, poniendo en un cacillo la mantequilla a derretir. Diluimos en un poco de leche las dos cucharadas de maicena. Añadimos a la mantequilla, la leche, la pimienta, la nuez noscada y la sal. Ojo, y no abusad de estas especias u os estropeará la salsa. Cuando comience a hervir añadimos la mezcla de leche y maicena y entonces empezará a espesar. No paramos de mover y dejamos que hierva un par de minutos. Probamos de sal y lista la bechamel.

Entonces ya simplemente añadimos la bechamel por encima de nuestra lasaña y colocamos el queso reservado. Calentamos el horno al máximo en posición de gratinador e introducimos la lasaña. Cuando veamos que se pone morenita ya podemos sacar y degustar.

La lasaña es además un plato que de un día para otro es mucho más rico porque ha cogido más cuerpo, se solidifica y se unen mejor los ingredientes, pero creo que está buena de cualquier forma.

Bizcocho Marmolillo

Esta es la receta de un bizcocho de chocolate y vainilla pero por la forma de mezclar ambas masas queda el aspecto de los bizcochos marmolillos que vemos en los super. Se puede cubrir con una fina capa de chocolate fondant o espolvorear con azúcar glasé. Eso a gusto del golosillo o golosilla que lo pruebe.


Ingredientes:

  • 1 Vaso de yogur natural
  • 1 Vaso de la medida del yogur de aceite de girasol
  • 2 Vasos de medida de yogur de azúcar
  • 3 Vasos de la misma medida de harina para repostería
  • 3 Huevos
  • Ralladura de un limón
  • 1 Sobre de levadura
  • 2 Cucharadas de cacao en polvo
  • 1 cucharada de vainilla líquida

Preparación:

Con nuestra batidora de varillas, mezclamos muy bien primero el yogur, el aceite y el azúcar. Luego añadimos poco a poco los huevos y volvemos a batir con energía durante unos minutos que coja un poco de volumen. Añadimos a la mezcla la harina previamente tamizada, la levadura y la ralladura de limón y mezclamos sin parar con nuestra batidora hasta que quede una masa perfectamente homogénea.

Apartamos la mitad de la masa aproximadamente en otro recipiente y ahí añadimos el cacao y a la otra la vainilla líquida. Por tanto ya tenemos nuestra masa de dos sabores por separado.

En nuestra bizcochera que hemos untado con mantequilla, vamos añadiendo una cucharada de masa de vainilla y mezclamos con otra de chocolate. Siempre a nuestro criterio para que ambas masas cuando se cuezan salgan de dos colores.

Ponemos el horno a precalentar a 150 grados y lo introducimos unos 40-50 minutos. La estimación del horno es a ojo, ya que cada uno tiene un horno que funciona diferente. Si no estás segur@ de tu horno, siempre es mejor poner una temperatura más suave aunque tarde más tiempo en hacerse.